Estudios de la mujer Blog de Anarella Vélez

Investigación científica desde la perspectiva de género

Scientific research from the gender approach

Rolf Tarrach

A pesar de que evaluar la investigación es sumamente difícil, la selección del personal científico más capacitado debería mantenerse al margen de factores sociales o biológicos. En este artículo se defiende una evaluación global, contextual, de los científicos profesionales y se afirma que ha habido cierto nivel de discriminación en contra de la mujer

Although assessing the research is very difficult, the selection of more qualified scientific staff should stay out of social or biological factors. In this article a global, context, evaluation of the scientific professionals is defended and it is asserted that there has been a certain discrimination against women.

Mucho se ha debatido y mucho se ha publicado sobre la presencia menguante de la mujer investigadora o científica cuando subimos el escalafón jerárquico. Aunque esto no sólo ocurre en los centros de investigación, en las universidades y en los departamentos de I+D de las empresas, sino también en prácticamente todos los ámbitos profesionales, es particularmente vergonzoso que se dé en el ámbito de la investigación científica, porque podríamos suponer que en este entorno las promociones y los procesos de selección se hacen con un absoluto respeto al método científico y, por lo tanto, sin permitir influencias (conscientes o no) de factores sociales o biológicos. ¡Qué ignorancia refleja esta ilusión sobre el comportamiento de los científicos, que, no lo olvidemos, son tan humanos como todos los demás y tan esculpidos por su educación y entorno social como los demás!

Cuando en un concurso a una plaza de profesor o investigador hay 15 candidatos, de los que seis tienen suficientes méritos para ocuparla, frecuentemente hay al menos cinco personas que opinan que ha habido nepotismo, amiguismo o, en cualquier caso, un proceder no científico ni justo, y un candidato, el ganador, que opina que la selección ha sido justa. En otras palabras, la mayoría opina que no se ha actuado adecuadamente. Lo cierto es que comisiones distintas, actuando correctamente, podrían seleccionar candidatos distintos. Es justo que sea así, salvo en aquellos casos, menos frecuentes de lo que se supone, en los que hay un candidato indiscutible. Y la razón es muy sencilla: evaluar la investigación es extraordinariamente difícil, hay muchos aspectos a cuantificar, como el número de publicaciones, el número de páginas publicadas, el número de autores de las publicaciones, el factor de impacto de éstas, el factor de impacto relativo al área científica a la que pertenece la línea de investigación, las citas en revistas científicas, la calidad de los investigadores que se citan, el número de conferencias a las que ha sido invitado, la organización de congresos internacionales, la presencia en consejos editoriales, el número de tesis dirigidas, etc., etc. ¿Qué vale más, dos publicaciones con cinco citas cada una, o una con ocho o con doce citas? ¿Qué vale más, un artículo publicado en una revista con factor de impacto inferior al que correspondería por el número de citas que recibe el artículo, o el mismo artículo publicado en una revista con factor de impacto superior? No hay, no puede haber consenso en un algoritmo universal que recoja todos los cuantificadores en una sola nota final, que permitiera ordenar a todos los candidatos y ofrecerle la plaza al primero en esta ordenación. Pero, además, hay otra información que posiblemente se deba tener en cuenta: las oportunidades que ha tenido el candidato por las circunstancias de su vida. Es decir, ¿sólo nos interesa el resultado o nos interesa también el rendimiento, es decir lo conseguido con respecto a lo «invertido»? ¿Qué vale más, una publicación con diez citas por un científico que estudió en la universidad de Kiev o una con doce por un científico que estudió en Harvard, ceteris paribus? ¿Y qué pasa si se sustituye Kiev y Harvard por una persona que trabajó para costearse los estudios y una que sus padres corrieron con los gastos? Deseo dejar clara mi opinión: me parece acientífico, además de injusto, limitarse a la valoración de los resultados sin tener en cuenta el resto de factores caracterizan a la persona.

El culto a los grandes científicos y pensadores y a sus opiniones hay que tomarlo cum grano salis. La grandeza les viene por unas pocas contribuciones extraordinarias, inmensas, originales, atrevidas, creativas y certeras al saber humano que hayan podido realizar en algún momento de su vida. En lo demás, suelen ser frecuentemente tan vulgares como los demás humanos. La relación de Einstein con las mujeres no se puede considerar modélica en el contexto actual; las opiniones de Ramón y Cajal sobre ellas tampoco lo son en el siglo xxi. Los que no somos «grandes», no hemos producido, por las razones que fuere, ninguna de estas extraordinarias contribuciones, pero desde luego nuestras opiniones sobre temas diversos son, en general, tan valiosas como las de los que sí lo son o lo han sido.

Así pues, opino que podría ser perfectamente correcto valorar más el currículo de una mujer con 50 artículos científicos y que ha dedicado una parte de su tiempo a tener hijos y a educarlos que el de un hombre con 60 artículos que ha dedicado todo su tiempo tan sólo a la investigación, siendo equivalentes todos los demás parámetros de valoración. Creo que un investigador o profesor es algo más que un individuo que publica, y que su papel en la sociedad no está únicamente determinado por sus artículos. Al fin y al cabo, un investigador o profesor debe ser también un modelo para los jóvenes, por sus opiniones independientes, por su amplitud de miras, por la fuerza de su razonamiento, por sus inquietudes sociales, por sus preocupaciones por el tercer mundo, por su solidaridad con las minorías discriminadas, por su compromiso con los más débiles y marginados. Cinco publicaciones más no valen todo lo anterior. Soy consciente que esta actitud abre la puerta a todo tipo de comportamientos incorrectos, acientíficos y corruptos, pero también abre la puerta a actuaciones mucho más serias que el mero recuento de parámetros bibliométricos. La dificultad actuar correctamente no debe ser óbice para intentarlo. Quiero defender la evaluación global, contextual, difícilmente resumible en un algoritmo, que requiere una comisión diversa y variada, formada por personas con distintos puntos de vista.

La presencia de mujeres en estas comisiones es importante, no para que cuenten el número de publicaciones, para eso no hacen falta ni mujeres ni hombres, sino para que aporten su, normalmente, mejor comprensión de las dificultades añadidas con las que, no siempre, pero frecuentemente, se encuentra una mujer investigadora en comparación con su colega masculino. De todas formas, sucede que, en ocasiones, algunos hombres parecen comprender estas dificultades mejor que ciertas mujeres. Un hombre concienciado por la problemática de la mujer investigadora puede ser más útil que una mujer insensible. Mi propia experiencia como presidente del CSIC me ha enseñado que muchas mujeres no se interesan por este problema. Sería conveniente analizar las razones. No estoy seguro si, por ejemplo, en el terreno de la política, Indira Gandhi, Golda Meir o Margaret Thatcher significaron una renovación en la escala de valores que determina las decisiones políticas de los humanos.

Uno de los aspectos más controvertidos del debate sobre la mujer investigadora es si la ciencia y las prioridades en investigación tienen o no un sesgo de género. En otras palabras, si la mayoría de los investigadores, a lo largo de la historia, hubieran sido mujeres, ¿tendríamos hoy en día unas prioridades diferentes en investigación? la propia actividad investigadora, ¿sería diferente? los criterios de evaluación, ¿serían diferentes? Probablemente lo serían en cierto grado, ¿pero cuánto? Ésta es una discusión excesivamente contrafactual para mi forma de razonar, por lo que debo reconocer que no tengo opiniones formadas sobre la «objetividad» de la investigación, sus prioridades y procedimientos y sus métodos de evaluación. Sobre lo que no dudo, después de leer, reflexionar, escuchar, discutir y observar, es que hay demasiado frecuentemente un cierto nivel de discriminación, consciente o inconsciente, contra la mujer, no compensada por una discriminación en sentido contrario. La más insidiosa es la microdiscriminación: un 5 % de discriminación en una docena de procesos de selección o evaluación da lugar a un 80 % de discriminación. Un 5 % no se nota, pero el resultado final, un 80 %, sí. Estamos, pues, ante un problema real, con muchas componentes, en el que es difícil encontrar investigadores del problema suficientemente alejados de él para ser objetivos.

La Comisión Europea ha mostrado, desde hace tiempo, preocupación por el tema «mujer y ciencia» o «mujer e investigación», reflejada en múltiples publicaciones que forman un material muy valioso con gran cantidad de datos, análisis, opiniones y recomendaciones.1 A pesar de lo mucho que solemos criticar a la Comisión por su excesiva burocracia, debemos ahora felicitarla por el esfuerzo que está haciendo por conseguir que la carrera investigadora sea tan atractiva y apasionante para las mujeres como lo es para los hombres. Es interesante observar que la situación en las empresas es peor que en el sector público, como era de esperar, y que los países escandinavos y mediterráneos están en mejor situación que los demás, en particular que Alemania y los países de su entorno. Probablemente, esto sea debido al esfuerzo generalizado que hacen los países escandinavos por promover la presencia de la mujeres en todos los niveles de decisión y poder, y a la reducida valoración social de los investigadores en los países mediterráneos (no parece haber tanta representación femenina en los consejos de administración de las empresas de nuestro país).

Personalmente, he intentado contribuir de alguna forma, aunque sea modesta, a mejorar las condiciones de la mujer investigadora. Mis opiniones y recomendaciones están en una serie de escritos a los que no tengo mucho que añadir,2 salvo que deberíamos actuar más y debatir menos. Tómese esto también como una autocrítica.

Quisiera, de todas formas, añadir unas breves reflexiones sobre algo que no he discutido hasta ahora. Hay aspectos de la investigación con los que no estamos contentos: la, en exceso, reducida movilidad en las líneas de investigación, es decir, demasiados investigadores trabajan en la misma línea durante toda su vida, aunque el interés de ésta haya decaído a lo largo de ese período de tiempo; la dificultad de realizar una investigación cuyos resultados son muy inciertos, es decir, investigar en problemas suficientemente complejos como para no tener certeza alguna de obtener resultados significativos (situación frecuentemente característica de los problemas más interesantes y relevantes, que se penalizan dificultando su financiación y la promoción de los investigadores que trabajan en ella); falta de fomento a la apertura de líneas nuevas, es decir, explorar terreno desconocido suele, con demasiada frecuencia y por diversas razones, recibir informes negativos de los evaluadores. En pocas palabras, la investigación está muy encasillada en unas rutinas y procedimientos establecidos que están lejos de ser lo que necesita una investigación en el siglo xxi. No se debe descartar que la incorporación en pie de igualdad de la mujer en el quehacer científico podría actuar como revulsivo y romper este encasillamiento que tanto está viciando la actividad investigadora. Digo esto, no por conocimiento y con convencimiento, sino por ignorancia y potencialidad, porque no dudo que algunas diferencias habrá cuando la presencia de la mujer en la nomenklatura del mundo de la investigación sea tan natural como la de los hombres. Mi precaución viene de no querer confundir conocimiento sólidamente fundamentado con nuestros voeux pieux.

El espacio que me queda quiero dedicarlo a extraer lo que considero las recomendaciones más interesantes de las diversas publicaciones de la Comisión Europea, desde la perspectiva del sistema público español, acompañadas de unos breves comentarios. No es mi deseo incluir todos los que se refieren a la discriminación positiva, por varias razones. En primer lugar, porque creo que la discriminación positiva es un arma de doble filo y no estoy seguro de si, a la larga, favorece o no a la mujer. Y, en segundo lugar, por las dificultades que pudiera presentar su aplicación en nuestro país debido a la letra de nuestra Constitución.

  • Es importante disponer de series temporales de datos fiables, sistemáticos y armonizados de ciencia, educación y tecnología, segregados por género. No existe ningún impedimento en España para cumplir con esta recomendación. Se puede y debe hacer un esfuerzo sostenido en esta recomendación, porque genera una concienciación de la problemática, que ya es un primer paso en su solución.
  • Es importante investigar las causas que conducen al desequilibrio de género. Estas investigaciones aún no están suficientemente representadas en el sistema de I+D español. Es sorprendente que en una época en la que en España y Europa la carrera investigadora parece haber perdido gran parte de su atractivo para los jóvenes, no se analicen con más rigor las razones que hacen que más de la mitad de los españoles jueguen lastreados, por motivos de género, en el campo de la investigación científica.
  • La metodología de la evaluación de los méritos, la calidad y la productividad debe ser más rigurosa y científica. A pesar de la gran dificultad que reviste este aspecto, podemos ir avanzando lentamente en la introducción de las mejores prácticas conocidas. Obviamente, es un punto que debería ser prioritario, también por razones que nada tienen que ver con el género, y que requiere el concurso de verdaderos profesionales. La evaluación es, en ella misma, una problemática extraordinariamente compleja, aquejada de la percepción de que cualquier buen investigador es automáticamente un experto en evaluaciones. Una cosa es saber evaluar según unos criterios definidos y otra cosa es estar seguro de que los criterios sean los óptimos, dados los objetivos que se han marcado.
  • Adoptar medidas de apoyo a la reincorporación de la mujer o el hombre investigadores que han interrumpido su actividad profesional por motivo de dedicación o cuidado de hijos o padres. Casi nada existe en nuestro país en este sentido. Son medidas que parecen obvias en un país socialmente avanzado y democrático. Sorprende que no se haya logrado más en esta línea de actuación.
  • Asegurar la presencia de mujeres en todo tipo de comités, comisiones y jurados. En áreas en las que hay pocas mujeres esta práctica puede conducir a tener siempre unas pocas mujeres en todos los comités e, indirectamente, dificultarles su actividad principal de investigadoras o profesoras, con el consiguiente deterioro de su currículo investigador. De todas formas, hay muchísimos comités de los que se podría prescindir perfectamente, que sólo sirven como excusa para recabar una información que se dice necesaria para tomar las decisiones pertinentes, pero que realmente son una forma de posponer sine die la toma de decisiones que puedan ser conflictivas. Quizás en este tipo de comités se podría aceptar su carácter totalmente masculino.

Esperemos que en una generación las investigadoras estén debatiendo la necesidad de tomar medidas de acción positiva a favor de los hombres investigadores y que ello no sea debido a que la profesión de investigador haya perdido todo atractivo para las elites sociales.

Notas

[1][1] Osborn, Mary: «Science policies in the European Union. Promoting excellence through mainstreaming gender equality», CE, 2000.

2 Introducción al informe del grupo de mujeres, «Estudio sobre mujeres investigadoras en el CSIC», junio 2001. Se puede consultar en: http://www.csic.es.

Bibliografía

«Ciencia y Tecnología en el CSIC: una visión de género», Arbor 2002; julio-agosto.

«Científicas españolas: pasos hacia la igualdad», En: Nosotras biocientíficas españolas, L’Oreal, España, 2002.

«Excelencia investigadora y condición femenina», SPICA (Fundación SB ), 2001; 7.

Rees, Teresa: «The Helsinki group on Women and Science. National policies on Women and Science in Europe», CE, 2002.

Rübsamen-Waigmann, Helga y Sohlberg, Ragnhild: «Women in industrial research. A wake up call for European Industry», CE, 2003.

Rolf Tarrach

Doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona, realizó una estancia posdoctoral en el CERN de Ginebra (1974-1976). Obtuvo la Cátedra de Física en Valencia (1983) y en Barcelona (1986). Vicerrector de la Universidad de Barcelona (1990-1994). Premio Narcís Monturiol en 1997. Doctor honoris causa por la Universidad de San Petersburgo en 1999. Miembro de EURAB desde 2001 y miembro de la Junta Directiva del capítulo español del Club de Roma en 2002.

Su campo de investigación es la teoría cuántica de campos y la teoría cuantica de la información. Ex presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).[1]


[1]Fuente:  http://www.prbb.org/quark/27/027092.htm

Anuncios

14 comentarios »

  1. Este tema es de mucha importancia ya que como se explica, el papel de la mujer como investigadora ha sido discriminado y poco honor se le merece, estos debates feministas en torno a la ciencia y la investigacion comienzan por reconocer la escasez de mujeres en las ciencias, producto de que estas son ignoradas de la misma, el papel de la mujer en el aporte científico y la investigación ha sido sistemáticamente olvidado, lo que trae consigo en la ciencia, donde se da la impresión de que las mujeres no ha abandonado nunca del ámbito doméstico y que los grandes aportes y descubrimientos en el progreso de las ciencias son exclusivamente masculino, ignorando el gran número de mujeres científicas que a lo largo de la historia se han destacado y que hoy la mayoría de ellas son desconocidas.
    Claudia Rodriguez 20091004737

    Comentario por Claudia Rodriguez, 20091004737 — 07/07/2009 @ 20:52 | Responder

  2. me parese de suma importancia el tema ya que se han dado vastantes casos de la discriminacion en contra de la mujer, mucho se ha devatido este tema tan interesante porque se habla de los derechos de cada una de nosotras las mujeres… somos capaces de defendernos en cualquier rama o situacion que nos encontremos… yo siempre digo el trabajo de la mujer ni el hombre lo puede porque nosotras estamos pendientes de nuestros hogares y a las vez del trabajo que realizamos a diario ” es por eso que es bueno que reconoscamos el trabajo de todas esas mujeres trabajadoras y luchadoras att: rosa maria de lourdes ferrera barahona Nº cta: 20081000559

    Comentario por Rosa Maria Ferrera Barahona cta: nº 20081000559 — 01/07/2009 @ 20:52 | Responder

  3. hola,hola!!!!!!
    bueno yo creo que la discriminacion es lo mas odioso, repugnante que puede hacer una pesona hacia otra, en mi opinion cada quien es como es y por ello es unico y especial, y la discriminacion por sexo aun es mas inaceptable que se siga haciendo por que todos tenemos el derecho a ser respetados, y a que nos crean capaces de hacer lo que sea, por enverdad lo somos no digo mas que los hombres por que estaria cayendo en lo mismo sino que sin importar sexo,raza, color de piel debemos de repetar a las personas y darles la oportunidad de quedar bien o quedar mal con algun proyecto que sentimls que solo nosotros lo podemos hacer, pero en realidad todos lo podemos hacer!!!!!!!!
    No de cuenta 20091002909

    Comentario por andrea estefania barrientos carcamo — 30/06/2009 @ 18:02 | Responder

  4. Este articulo es extremadamente interesante puesto que tan cierto que como mujeres siempre hemos tenido q sufrir el avalancha miento de ¿el que vale mas? Pero que hay detrás de cada persona o de sus meritos obtenidos, puesto que vivimos en un mundo lleno de apariencias en el cual valemos por cuanto tenemos y no por lo que podamos ofrecer!!! La mujer a pesar de sus múltiples luchas a sido discriminada siempre cuando busca una oportunidad de triunfar se ve amenazada por hombres que piensan q por tener mas títulos pueden desempeñar mejor el trabajo sin embargo no se puede juzgar algo a simple vista ya que la mujer tiene la capacidad de desenvolverse notablemente ante cualquier circunstancia, a pesar de solo de tener un solo titulo…porque las mujer es sinónimo de fuerza y lucha y por esa misma lucha se convierte en madre, esposa , amiga ,etc un sinfín de cosas que ni con todos los nombramientos del mundo un solo hombre lo lograría como lo hace ella! att: becky peralta 20070007416

    Comentario por Becky Pamela Peralta Carbajal 20070007416 — 29/06/2009 @ 23:55 | Responder

  5. Bueno mi opinión es que el comentario esta muy interesante e importante porque habla como discriminan a la mujer en varios aspectos no solo en lo científico si no por el simple hecho que de ser mujer. Piensan que uno no tiene las mismas capacidades que el hombre que no somos capaces de efectuar sus funciones y hacer trabajos duros. Pero se equivocan por que nosotras tenemos mucho potencial que ofrecer y que podemos sobresalir en cualquier tipo de trabajo. Piensan que solo nos importa la apariencia pero no es asi. Por que nosotros como mujer nos trazamos metas y a demostrar que tenemos mucho potencial. Att Ana Marcela Peralta C. 20082400019

    Comentario por Ana Marcela Peralta Carbajal 20082400019 — 29/06/2009 @ 23:45 | Responder

  6. Bueno doctora en cuanto a la investigacion cientifica en cuanto ala perspectiva de genero pienso que es un tema muy bonito y bien dificil de tratar. en cuanto a la selecion de personal dejeme desirle que a mi me toco seleccionar. a veces nosotros las mujeres damos de que hablar . porque aveces no , nos ponemos bonitas y es ahi cuando nos descriminan. yo trabaje con Luis Facusse y m desia miras aquella mujer que esta alla .si le decia yo. me dice que le miras . nada decia .pues fijate como camina. si camina lenta asi va aser su trabajo. no la quiero aqui. miras aquella que anda despeinada. si. si asi se arregla asi va a trabajr toda sucia sin arreglar el producto. entonces nosotrs damos a entender desde la rimera mirada . asi que tenemos que ponernos bonitas cuando se nos de una ocasion asi.

    Comentario por dina pineda 20061010616 — 29/06/2009 @ 18:28 | Responder

    • Querida Dina, tiene que leer mejor este artículo ya que trata de otra perspecticva el tema de la participación de la mujer en el trabajo científico

      Comentario por anarellavelez — 06/07/2009 @ 05:18 | Responder

  7. hola,
    desde gracias lempira les escribo comentando un tema tan importante la discriminacion es una de las violaciones mas grandes que puede sufrir un ser humano desde la discriminacion por credo, raza, condicion economica, genero etc. nuestra humanidad a tenido atrazos que le han impedido avanzar, a medida que nuestra sociedad avanza y evoluciona vemos que desagradable y retrograda a sido no darle su espacio a las mujeres que de igual forma que los hombres tienen las mismas capacidades, a la espera de un mundo mas justo y equitativa para todos ,
    les envio mis saludos

    jose mauel calix
    n-cuenta 20031006320

    Comentario por jose manuel calix — 28/06/2009 @ 02:44 | Responder

  8. Buenas Noches.

    Considero que ya no podemos hablar de un atraso educativo en lo que es igualdad de genero en las diferentes entidades sociales ya que mediante el Internet nos podemos dar cuenta como en otros países se le esta dando valor a la mujer en el campo científico como el caso de La Comisión Europea que desde hace tiempo tiene preocupación por el tema «mujer y ciencia» o «mujer e investigación», De origen Española, el científico Rolf Tarrach en su articulo afirma que se debe incorporar a la mujer en el campo de igualdad científica y romper este circulo vicio patriarcal que se mira reflejado en todos los aspectos sociales, culturales y económicos discriminando el hecho de ser mujer. y como en países como Alemania que han dejado la participación de la mujer se encuentren en mejor situación cientifica, La comisión Europea da algunas recomendaciones las cuales se lucha por llevar a cabo de las cuales me llama la atención la investigación de las causas que conducen al desequilibrio de género, ¿porque la juventud no se interesa por la investigación cientifica? y analizar las razones que conllevan a esta desgualdad de Genero ,considero un gran avance estudiar porque la mujer se hace a un lado cuando somos seres humanos al igual que los varones, también otro punto importante es la Adaptación de medidas de apoyo a la reincorporación de la mujer o el hombre investigadores que han interrumpido su actividad profesional por motivo de dedicación o cuidado de hijos o padres, en algunos países inclusive al momento de hacer un contrataciòn laboral consideran si la mujers es casada si tiene hijos y sus edades a las cuales se les cierran el campo a laborar e inclusive reintegrarse a un empleo ,por esta razón las mujeres piensan mucho en engendrar bebes, considero que la lucha de esta comisión es muy buena en cuanto a estas recomendaciones tan importantes las cuales se deben aplicar y entender que la perspectiva de genero tanto cientifica como de otro nivel es educativa y conciencia para dar el valor que la mujer nos merecemos.

    Nora Elizabeth Parada
    tema: Investigación Cientifíca desde La Perspectiva de Género

    Comentario por Nora Elizabeth — 28/06/2009 @ 01:51 | Responder

  9. hola doctora.
    nuestros derechos como mujeres deben ser respetados y sobre todo cumplidos ya que no solo tenemos que ser la hama de cas en la cual tengamos que estar dia y noche sirviendo a nuestros hijos o bien ser la esclava de nuestra pareja si no mas bien demostrar ante la sociedad que tenemos igual o mejos capacidad que los hombre para realizar cualquier actividad que este a nuestro alcance.

    MERY MATAMOROS 20061010759

    Comentario por mery matamoros — 27/06/2009 @ 22:55 | Responder

  10. hola doctora que tenga buen dia .

    es un tema muy interesante porque pienso que como mujeres no solo tenemos la obligacion de velar por los quehaceres del hogar o bien a estar sujetas solo al cuidado de los hijos y servir com esclava a nuestros maridos si no tambien tenemos que tener nuestro espacio y desarrollarnos en la sociedad y demostrar que podemos ser capases de llevar a cabo cualquier actividad que deseamos realizar.

    Comentario por mery matamoros — 27/06/2009 @ 22:27 | Responder

  11. tenga buen dia doctora .
    En lo personal me parese que es un tema de suma importancia para nosotras las mujeres porque muchas veces somos discriminadas y a tal grado que nos sentimos tan insignificantes que creemos que ya no servimos para nada pienso que el valorar un curriculim de una mujer mas que el del hombre no es eso lo correcto si no brindale las mismas oportunidades a las mujeres dentro de cualquier campo de trabajo .
    ATT: alejandra rodriguez mi cuenta 20061010086

    Comentario por alejandra jackeline rodriguez torres — 27/06/2009 @ 22:17 | Responder

  12. HOLA LIC YO PIENSO QUE ES UN TEMA DE MUCHA IMPORTANCIA QUE TODAS Y CADA UNA DE NOSOTRAS TENEMOS QUE TENER EN CUENTA YA QUE TIENEN QUE RESPETAR NUESTROS DERECHOS Y VALORARNOS POR LO QUE DEMOSTRAMOS SER, NO POR NUESTRA APARIENCIA FISICA COMO POR EJEMPLO CUANDO UNO VA A SOLICITAR EMPLEO A UNA EMPRESA ESTOY GORDA ME RECHASAN,PERO SI YO ME PONGO UNA MINI FALDA CLARO POR SUPUESTO CONTRATADA MAS NO SABEN QUE ESA PERSONA NO ES MAS QUE APARIENCIA LO QUE MAS ME GUSTARIA ES QUE NOS VALORARAN POR LO SABEMOS Y QUE NOS TOMEN EN CUENTA YA QUE POR LO QUE VEO ESTAMOS CIENDO DEMACIADO DESCRTIMINADAS
    YEYMI YALENI OLIVA MEJIA 20081005786

    Comentario por yeymi yaleni oliva mejia 20081005786 — 27/06/2009 @ 16:57 | Responder

  13. Buenas tardes! Dra. Este es un tema muy interesante ya que como mancionaba anteriormente en otros comentarios, las mujeres somos capaces de defendernos en cualquier terreno o situación que nos encontremos siempre y cuando estemos dispuestas. Y en el ámbito cientifico no es la escepción ya que si nos detenemos a estudiar a las mujeres investigadoras, historiadoras ó cientificas nos podremos dar cuenta que ellas son mujeres que han luchado mucho por llegar adonde quieren con mucho sacrificio y esfuerzo, incluso son hasta madres que es una responsabilidad muy grande sin olvidar las obligaciones de la casa porsupuesto. Es por eso que creo que es bueno que reconoscamos el trabajo de todas estas mujeres dignas de admirar.
    Jasmin Vanessa Rodas Gutierrez. # de cnt. 20070012504

    Comentario por Jasmin Vanessa Rodas Gutierrez — 23/06/2009 @ 23:21 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Gracias Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: