estudiosdelamujer’s Blog

02/09/2016

Todo Pasa de Judith Bellino

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 23:49

IMG_0952

Palabras de la ANDEH en la presentación del libro de Judith Bellino
Anarella Vélez Osejo

Es para La ASOCIACIÓN NACIONAL DE ESCRITORAS DE HONDURAS, ANDEH, la cuall surge con la necesidad de crear las condiciones para visibilizar y promover el trabajo artístico y científico de las mujeres hondureñas, un honor encontrarse entre ustedes celebrando el nacimiento de un libro escrito por una mujer.
Quiero aprovechar la ocasión para hablarles brevemente, de la ANDEH: la idea de organizar una entidad que aglutinara a las mujeres escritoras de Honduras se afianzó en el contexto del Primer Encuentro Nacional de Mujeres Escritoras “Juana Pavón”, en abril de 1997. En ese escenario se aprueban los estatutos de nuestra Asociación, la cual fue definida desde sus comienzos como una entidad gremial de carácter permanente y sin ánimo de lucro, desde entonces cumplimos con el propósito de fomentar el desarrollo intelectual y gremial de nuestras asociadas e impulsamos el mejoramiento de las condiciones del quehacer literario en el país. También nos hemos propuesto contribuir a divulgar la obra de creación de las hondureñas, promovemos el reconocimiento de la labor investigativa en el campo de la Historia de las Mujeres, con una visión Feministas y de Género. En esencia, impulsamos el desarrollo intelectual del colectivo de las mujeres que escriben, que crean y que producen conocimiento, así nos insertamos en los procesos de mejoramiento de las condiciones de su trabajo artístico o de investigación.
A partir de entonces la ANDEH se ha ido fortaleciendo con la incorporación de escritoras, artistas, científicas, gestoras culturales, quienes se han ido afiliando a la misma y lentamente, pero con paso seguro, se van constituyendo la organización a nivel nacional con seccionases, oficinas o capítulos y dependencias establecidas en los reglamentos y resoluciones expedidos por la junta directiva nacional, sin perder en ningún momento nuestra meta original.
Motivadas por estas razones hoy estamos aquí, apoyando a nuestra amiga, hermana poeta, Judith Bellino, celebrando con sororidad la salida a la luz de su segundo libro de poesía, Todo Pasa. Creo que esta es una buena ocasión para recordar las palabras que escribí en su proemio:
“Durante siglos las mujeres hemos tenido un escaso acceso a la educación, por ello el lugar de ellas ha sido el de musas inspiradoras del genio poético masculino. En Todo pasa de Judith Bellino, su más reciente poemario, encuentro la voluntad de romper con esta tradición. Con talento y sensibilidad nos transmite, a través de sus versos, su particular mirada femenina de la vida y el mundo afectivo de las mujeres. Aquí el tema es el amor verdadero, la entereza y la rectitud como expresión de virtud.
El poemario Todo pasa de Bellino representa la visión que una mujer creadora tiene del amor y de las relaciones interpersonales. En esta poesía observo la intención de visibilizar y de recuperar un espacio de la literatura que ha sido abordado sobre todo por los hombres. En su obra la poeta nos entrega el reflejo de su rico mundo interior, mundo que se acrecienta, se agranda, mundo cargado de pasiones, afectos, desamor como de reflexiones y razones. El universo lírico de Judith es la expresión del espíritu y de las emociones construidos por una mujer que consigue ser la voz de otras mujeres que viven el desamor, la deslealtad, la pasión, el ímpetu amoroso, el eros. Logra acercarnos a las vidas de aquellas que no han logrado expresar con libertad sus sentimientos.
A través de su poesía Bellino se convierte en la voz de cada una de nosotras. Nos hace ver la hazañas de las que somos capaces por alcanzar la devoción de alguien, apura el lenguaje para darnos a entender sus ansias, sus deseos, su adoración o su cansancio ante el ser que se ama y refleja el cambio de sensibilidad que se produce en nuestro tiempo.
Por eso, estos poemas son un canto en voz femenina, en los que el deseo es soberano y rige nuestras vidas, aunque ese libre albedrío se convierta en agravio o en afecto. El trabajo literario de Bellino adquiere la apariencia de espejo en el que se dignifica el eros femenino. Poética que también expresa el sometimiento sentimental que enfrentamos las mujeres en esta sociedad machista. Sin duda, poesía que cultiva la libertad, llave que nos aproxima a la mirada femenina del amor. En esencia poesía para ser disfrutada. Felicidades Judith.”
Tegucigalpa, 31 de agosto de 2016

IMG_0953

12/08/2016

Honduras: diez mujeres ejemplares

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 22:39

padilla

Ilustración de Rigoberto Andrés Paredes Vélez

 

Honduras: Diez Mujeres Ejemplares

Anarella Vélez

Esta aproximación a las vidas de diez mujeres sorprendentes, forma parte de un trabajo más amplio y busca presentar algunas propuestas para construir la historia de las mujeres, ocultadas frecuentemente por las historiografía patriarcal.

Se contextualizan en los siglos XIX al XXI, y se ubican sus nombres y una breve biografía de ellas para comprender el modo en que fueron creando sus propios espacios como agentes históricos de cambio. Se trata de estudiar a las mujeres captadas en su devenir temporal.

Como es de todas y todos conocido, a través de los siglos, las mujeres han sido excluidas del goce de los beneficios sociales propios de cada época. Han tenido que esforzarse por sí mismas y derribar muchos obstáculos para lograr que le sean reconocidos y se respeten sus derechos. A pesar de ello el acceso a la educación, el trabajo, la participación social, económica y política, de un modo u otro, comprueba que ellas son capaces de producir arte, conocimiento, de asumir posiciones en defensa de la vida y de la libertad.

Ellas son:

• Ana Irbazú de Guardiola, poeta, (1830_1903)
• Lucila Gamero Moncada, narradora, 1873_1964
• Visitación Padilla, política, 1882_1960
• Teresita Fortín, pintora, 1885_1982
• Fausta Ferrera, narradora, 1891_1971
• Clementina Suárez, poeta, 1902_1991
• Mercedes Agurcia, teatrista, 1903_1980
• Leticia Silva de Oyuela, historiadora, 1935_2008
• Amanda Castro, poeta, 1962_2010
• Jeaneth Kawas, ambientalista, 1848_1995

1. Ana Irbazú de Guardiola, (1830 + 1903) Nació en Yuscarán, el Paraíso. Con sus textos poéticos se inicia la poesía escrita por mujeres. Estudió gracias a los esfuerzos particulares en su ciudad natal. Esposa del General y Presidente de Honduras Santos Guardiola (1856-1864). De su obra se conoce el poema escrito tras la muerte de su hija Gumercinda Guardiola, publicada en La Gaceta Oficial editada en Comayagua, publicada en 1865.

2. Lucila Gamero Moncada: (1873-1964) . Nació en Danlí, El Paraíso. Divulga por capítulos su primera novela, Amelia Montiel (1895), en una publicación periódica dirigida por Froylán Turcios (Oyuela 2001: 247). Le corresponde el honor adicional de publicar la primera novela de su país, Adriana y Margarita (1897). Gamero publica un total de 7 novelas y un libro de cuentos.
La publicación Cuentos completos de Lucila Gamero de Medina (1997) que compila Carolina Alduvín, quien logró reunir 23 cuentos, de los cuales 15 fueron escritos entre enero de 1894 y abril de 1895, y 8 de ellos fueron escritos entre 1912 y 1936.

3. Visitación Padilla (1882-1960), una de las mujeres de mayor protagonismo político y social en la primera mitad del siglo XX, nació en Río Abajo, departamento de Francisco Morazán, el 2 de julio de 1882, en plena Reforma Liberal. Se educó bajo el cuidado de Guadalupe Reyes, conocida y sobresaliente maestra en su tiempo. Choncita denunció en las páginas del “Boletín de la Defensa Nacional” que la ocupación norteamericana constituía una afrenta a la soberanía nacional. Su vida y obra, su correspondencia, sus escritos, ya están siendo materia de estudio, constituyen un legado valioso y ejemplarizante, tanto para las escritoras en ciernes como para toda/o hondureña/a que forja, días tras día, su temple como demócrata. El 12 de febrero de 1960 falleció en la ciudad de Tegucigalpa.

4. Fortín, Teresa, 1885 -1982. Pintora. Nació y falleció en Tegucigalpa. Doña Leticia de Oyuela, en Mujer, familia y sociedad, una aproximación histórica, escribió acerca de ella: ¨desde principios de siglo, una mujer extraordinaria había iniciado el camino de la trascendencia artística: Teresa Victoria Fortín Franco, ingresó al cuerpo docente de la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde no sólo se entregó a la juventud, sino que experimentó con tods las escuelas y con todos los materiales posibles. Por otra parte, ella cooperó con la Misión Científica del Peabody Musseum de la fundación Carnedie, que en 1938 limpió y restauró el parque arqueológico de Copán. En esa época, la artista debía resignarse a permitir que su formación y sus ambiciones, su valía y su saber, le fueran arrebatados por una cultura patriarcal, sin embargo, ya anciana (a los 70 años) retorna al bregar de las exposiciones individuales, presentando una colección de 36 lienzos, titulada Mi vida. (Oyuela, 2000, 253).

5. Ferrera, Fausta. (1891+1971). Nació un 28 de diciembre en Santa Cruz de Yojoa, Cortés. Estudió en en el Colegio Isabel Jenks, fundado en Sata Cruz de Yojoa por el doctor José Jenks y que dirigió Lucía Watts de Bell, educadora nortemericana. Se graduó de Maestra de Educación Primaria en la Escuela Normal de Señoritas de Comayaguela. Aunque ejerció el magisterio durante toda su vida y escribió para varios peródicos y revistas de San Predro Sula, particularmente en el Diario El Comercial, es más reconocida por su obra poetica y narrativa. Sus poemas Las Puertas Abiertas y El Arcón de la Abuelita figuraron en los textos excolares de su tiempo. Resaltan sus obras: Alas (1937), su primer libro publicado; Cuentos Regionales (1939). En el cuento La venganza de un Campesino se refleja la influencia del escritor Alfonso Guillén Zelaya tuvo en su literatura. Perteneció a los escritores de vanguardia, tanto por su poesía como por su narrativa. Falleció en la Ciudad de San Pedro sula a los ochenta años edad.

6. Suárez, Clementina (1902+1991) Nació en Juticalpa, Olancho. Su voz es fundacional de la poesía hondureña de vanguardia. Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa”, 1970. “su poesía no ha sido ajena, en ninguno de sus versos, a tan hermoso destino. Vida y obra han crecido trenzadas, coyuntadas por la firme y fecunda pasión de existir, de perdurar. La obra de Clementina Suárez es, por eso, uno de los testimonios más genuinos y ejemplares que se puede encontrar dentro de la tradición literaria de Honduras.”, así definía el Poeta Rigoberto Paredes a esta Poeta Hondureña.
Obras: Corazón Sangrante, 1930; Los Templos De Fuego, 1931; De mis sábados el último, 1931; Iniciales , 1931, en coautoría con los mexicanos Lamberto Alarcón y Emilio Cisneros Canto y el hondureño Martín Paz; Engranajes, poemitas en prosa y en verso, en 1935; Veleros, en 1937; De la desilusión a la esperanza, en 1994; Creciendo con la hierba, en 1957; Canto a la encontrada patria y su héroe; El Poeta y su señales, en 1969; Con mis versos saludo a las generaciones futuras, Antología personal, Ediciones Librería Paradiso, 1989.

7. , Mercedes Agurcia Membreño. Tegucigalpa 1903-Venezuela 1980. Dramaturga y Teatrista. En 1926 instituyó la Academia de Música Santa Cecilia. Maestra de Educación Primaria, profesora de música y ballet. Se trasladó a Costa Rica, en donde ejerció por más de quince años la docencia. En este país fundó y dirigió por cerca de veinte años El Teatro Infantil de Costa Rica. Tras su retorno a Honduras dirigió la Casa de La Cultura (1961) y fundó y dirigió el Teatro Infantil. Escribió cuentos adaptados para la radio y doce obras constumbristas para adultuos . Pianista y arreglista musical, sus obras teatrales contaban con música en vivo En la década de los setentas Escribió y Dirigió la obra Silla de Ruedas basada en una historia real del tegucigalpense Barrio La Plazuela, protagonizada por Soledad Osejo Paz.

8. Leticia Silva de Oyuela, historiadora, 1935-2008. Nació en Tegucigalpa, un 20 de agosto, falleció en la misma ciudad un jueves 24 de enero. Su interés por la historia se manifestó muy tempranamente, se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras con una monografía sobre la historia del arte colonial en Honduras. Se especializa en historia del arte en España e Italia, ciudades en las que accede a cursos libres, en la Universidad de Madrid y el Instituto Antonio Gramsci, Roma. Fue docente en la UNAH, promotora cultural desde la Editorial Nuevo Continente y la Galería de Arte Leo. En el ejercicio de la investigación historiográfica produce obras de gran valía, La batalla pictórica, síntesis de la historia de la pintura hondureña, Un siglo en la Hacienda, entre otras. Entre los reconocimientos que recibió destacan el Premio Histórico Rey Juan de España, el doctorado Honoris Causa de Universidad Nacional Autónoma de Honduras y el laurel de Oro de la Secretaria de Cultura.

9. Amanda Castro Mitchel (1962-2010) nació en Tegucigalpa. Realizó estudios especializados de Lingüística en Estados Unidos de América. Promotora de la difusión de la literatura femenina de Honduras como de Centroamérica, su trabajo como gestora cultural ha sido muy reconocida. Obras: Poemas de amor propio y de propio amor, 1990; , Celebración de mujeres, 1993; Una vez un barco; Viajes y sueños: reflexiones sobre creación e identidad, Pronombres de tratamiento en el español hondureño y Otros testimonios: voces de mujeres centroamericanas; Quizás la sangre; La otra cara del sol; Onironautas.
Miembra de la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras (ANDEH) y fundadora de la Editorial Ixbalán de Honduras y defensora de los derechos laborales de las mujeres, principalmente de las que trabajan en la industria de maquila (ensambladora). Tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 formó parte de la Resistencia hondureña.

10. Jeannette Kawas Fernández, (1946_1995), nació en la ciudad de Tela un 16 de enero. Fue su madre Blanca Fernández y su padre Jorge Kawas. Estudió en la ciudad de Tela y contrajo matrimonio con el ingeniero canadiense Jim Watt, con quien tuvo una hija, Celsa Damaris y un hijo, Jaime Alejandro Watt Kawas. Tras su regreso de Chile, luego de su divorcio, se identifica con la lucha por el ambiente y comenzó a denunciar el irrespeto a la naturaleza. A raíz de la destrucción de Puntasal fundó la organización defensora del medio ambiente Fundación Prolansate con las fuerzas vivas de Tela, y fue su primera presidenta. Organizó a los garífunas de Tornabé para que les construyeran un complejo turístico con materiales del área y con control de la pesca. Debido a la defensa de nuestro patrimonio natural fue asesinada el 6 de febrero de 1995, dos desconocidos dispararon a la primera y más sobresaliente ecologista hondureña. El 07 de mayo de 2009 se conoció que La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado de Honduras por la muerte de la ambientalista Blanca Jeannette Kawas Fernánez.

Contacto: gloriaavelos@gmail.com

25/07/2016

Jessica Isla: Iluminadas, el más reciente poemario de Anarella Vélez

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 13:33

woolf copia

Iluminadas, el más reciente poemario de Anarella Vélez

Si es que podemos profetizar, en el futuro las mujeres escribirán menos novelas, pero mejores, y no sólo escribirán novelas sino también poesía, crítica e historia. Pero, al decir esto, estamos mirando a lo lejos, a esa dorada y quizás fabulosa época en que las mujeres tendrán lo que durante tanto tiempo les había sido negado: tiempo libre, dinero, y un cuarto para ellas.

 

Virginia Woolf

Iluminada la palabra e iluminada la poesía que hoy nos presenta Anarella Vélez

La luz como elemento literario ha sido una constante en la obra de poetas clásicos vinculados a la divinidad como Juan de la Cruz, Unamuno, Sor Juana Inés de la Cruz, entre otros. La luz en contraposición a la oscuridad, la luz como elemento primario según Platón, la luz como pasaje hacia lo eterno, hacia la inmortalidad

Esto es, a nuestro juicio, lo que busca Anarella Vélez, alumbrar una historia olvidada, casi secreta, subjetiva, no contada. La historia oscura, con tintes casi clandestinos de la vida de las mujeres, a través de la estética y las palabras: La de Perséfone, Simone, Edith, Manuela, Sayda. Voy a hablar de una perspectiva casi desconocida para nuestros críticos y autores hondureños: La crítica literaria feminista, que a pesar de desconocida y vilipendiada en base a la ignorancia de estos lares (a excepción de las feministas) existe y se discute desde hace más de cuatro décadas o más alrededor del mundo.

Anarella como buena historiadora, muestra en este contexto un camino de ancestras, una genealogía de rebeldes a través del acto o la palabra. Nos muestra un camino de mujeres paradas en el tiempo (parafraseando a Juana Pavón) y laten en un camino sinuoso y complejo con historias públicas como Virginia Woolf o Alejandra Pizarnik, hasta las más íntimas como la historia de la Nana o de la omnisciente y amada madre. Mujeres que huyen de la oscuridad y la trascienden.

Para entender la crítica literaria feminista podemos decir que es aquella “que estudia la ideología que informa el canon literario y los intereses a los que sirve. Atiende a la parcialidad del relato histórico o del valor estético. Presta oído a los silencios”. Expande las voces. Y sin embargo y aunque este cambio radical comienza con el reconocimiento de la marginación de las mujeres de la tradición literaria y con el subsiguiente cartografiado de la imaginación femenina o la geografía feminista, para algunas críticas[1] el análisis feminista no puede confinarse a perpetuidad, a no ser que quiera correr el riesgo de encerrarse en un ghetto, en la literatura de mujeres, ya que todo texto (independientemente de que su autor sea mujer u hombre) ha sido conformado por la serie de asunciones estéticas y políticas sobre el género que puede ser considerada como poética sexual[2].

La crítica feminista exige algo más que la simple inclusión de las escritoras como meros apéndices en la historia literaria[3]; porque incluir a las mujeres en la historia obliga a hacerse preguntas que reestructuran y reescriben todas las disciplinas. No es sólo que se restituya lo silenciado y se lo haga visible y audible (lo cual en sí mismo es ya un acto de justicia cultural imprescindible), la lectura de las escritoras altera necesariamente los estándares sobre la valía literaria.

La escritura y la mujer escritora, en este caso son una corriente de crítica literaria feminista que se ha ido desarrollando a la par de otros análisis de la cultura patriarcal; como modo de resistencia. La escritora y su escritura, se constituyen la mayoría de las veces en la resistencia misma (al orden, al sistema, al patriarca)

Las escritoras contamos con literatura propia cuya importancia histórica se oblitera o se minusvalora. A través del tiempo se ha logrado que este interés por la escritura de mujeres haya podido recuperarse y hacer una relectura de escritoras en todas las épocas y en casi todos los países del mundo: “El interés feminista o un importante auge editorial[4], al sacarse a la luz multitud de escritoras olvidadas, al editarse biografías[5], cartas y diarios de creadoras. Todo ello ha permitido constatar la existencia de una poderosa tradición literaria de mujeres, “separada y en absoluto subordinada: una corriente subterránea, rápida y poderosa” (Moers, 1963:42), que es donde se inscribe la obra de Anarella. Por supuesto, el descubrimiento de las relaciones entre autoría individual y tradición literaria femenina tiene un nuevo centro de preocupación: el de la teorización de la existencia de una estética de mujeres, debate que ha probado ser uno de los de más continuada controversia.

Por otra parte, Anarella rescata a las coterráneas, las mujeres latinoamericanas, escritoras, poetas, próceres, revolucionarias en obra o palabra. La mujer racializada que aparece en sus textos, la que se libera del yugo del conquistador, del hombre, del patriarcado, la que tiene una sexualidad diferente a la tradicional, la lesbiana…sabemos que el camino es largo y la pregunta obligada será ¿qué cambios se producirán cuando la literatura de las mujeres, las historias de las mujeres heterosexuales y lesbianas, blancas y de otras razas sea no sólo “añadida” sino “naturalizada” en las distintas tradiciones literarias nacionales?. Iluminadas es parte de esa respuesta. Pero es que hay aún más, porque la historia literaria que se pretende desde el feminismo. Las historias de las mujeres como la Malinche, Tonatitzin, recién empiezan a dibujarse en la obra de las autoras y específicamente en la obra de Anarella. Rey Chow explica sobre feminismo y cultura, en una cita que bien puede ser analizada desde la perspectiva de los feminismos decoloniales: “Para la feminista del Tercer Mundo, la cuestión no es nunca afirmar solamente el poder como mujer, sino demostrar cómo el interés por las mujeres es inseparable de otros tipos de opresión y negociación cultural” (1990, 1980).

 

Por tanto, en ningún momento debe olvidarse que la crítica feminista no sólo surge sino que es indisociable de la lucha del movimiento feminista por la liberación de las mujeres y, en consecuencia, no busca sólo interpretar el mundo sino, y fundamentalmente, cambiarlo. La crítica feminista no es una interpretación más del mundo: vaciarla de su contenido político es pretender domesticar su carácter profundamente revolucionario que exige el cambio radical de la sociedad. El canon literario no es suficiente, no nos abarca, nos toca por lo tanto, saltarlo, superarlo.

Quiero retomar la alegoría a la luz, que da el nombre al poemario que hoy presenta Anarella Vélez. La luz, además de alejar la oscuridad, los miedos reales e imaginarios que pueblan la vida de las mujeres y no digamos de las escritoras, abre a una posibilidad de escenarios porque la luz en su carácter refractario es donde se dibujan o desdibujan los demás colores. Eso se traduce como el inicio de la vida diversa y primigenia.

La autora se ilumina a si misma y sale a lo publico, proporcionando estelas de luz a las demás, reconociendo a las históricas, a las que la memoria quiere traer al presente e indicando a las demás que la sigan. Un texto sumamente cuidado, donde el esteticismo y por supuesto la belleza se mezcla con el afán histórico, con la reivindicación feminista, que de acuerdo a criterios académicos y literarios no están desvinculados, si no todo lo contrario.

Es una invitación a que los demás creadores (hombres y mujeres) puedan hacer lo mismo con el mismo rigor académico y la calidad estética que hoy ofrece Iluminadas. Esperamos también que la crítica literaria hondureña siga nuestros pasos al empezar a analizar textos de escritoras desde la mirada diversa, pluri-racial y étnica, desde la mirada y crítica feminista. Es posible hacerlo, más sin embargo estamos conscientes que es todo un reto que pocos/as se atreven a enfrentar.

Finalmente decir que nuestra presencia aquí el día de hoy responde también a la construcción de esa otra cultura de la que habla Anarella en su poemario, un poder que va creciendo desde el apoyo y la fuerza que nos damos entre nosotras y que las Diótimas de Milán llaman “Affidamento”. Lorena Cabnal tiene un hermoso verbo con el que no estarían de acuerdo los policías hondureños de la RAE “Acuerparnos” que más allá de lo que plantea la Academia de la Lengua con el adjetivo de “apoyar”. Acuerparnos es estar presentes con la voz, con el cuerpo y el espíritu, es un acto de fe, amor y confianza hacia la otra, mujer y escritora, nuestros símiles, mi igual. Es ser comunidad, siendo una desde nuestras diferencias, “mujeres huyendo de la muerte” como el poema de la autora que dedica a Sherezada, la princesa, la eterna cuentista que evade a la muerte cada noche, a través de los cuentos, en una guerra no nombrada donde su vida, es el precio por el amor a otras mujeres, por el amor a su matria, a si misma. Enfrentar entonces, las muertes cotidianas y la parca final, definitiva a través de la rebeldía al silencio con este acuerpamiento, constituye hasta ahora nuestro acto más radical.

Bienvenidas Iluminadas a la narrativa de mujeres, a la narrativa feminista, a la poesía hondureña.

Jessica Isla

Junio 2016

[1] Julia Kristeva y Alice Jardine son seguramente las críticas más representativas de este modo de pensamiento. Véase “Tiempo de mujeres”, de Kristeva (1979) y Gynesis. Configurations of Woman and Modernity (1985) de Jardine.

[2] El afortunado término es de Elaine Showalter, en su The New Feminist Criticism (1986).

[3] Véase, por ejemplo, “The Value and Perils for Women of Reading Women Writers” de Nancy Evans, en Koppelman (ed.) (1972).

[4] Con la creación de editoriales especializadas o la apertura de líneas editoriales específicas en editoriales ya consolidadas. En España sirven de ejemplo las editoriales Horas y Horas o Egales, y las colecciones de feminismo en editoriales como Anthropos, Cátedra, Icaria y Castalia.

[5] Buen ejemplo de ello es la colección “Biografía”, de Circe.

18/03/2016

La Asociación Nacional de Escritoras de Honduras, ANDEH, ante la impunidad del brutal crimen cometido contra Berta Cáceres Flores

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 17:53

berta caceres2

Berta Cáceres Flores (4 de marzo de 1971-3 de marzo de 2016), Premio Medioambiental Goldman 2015, Coordinadora General del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH, ecologista, defensora de Derechos Humanos, Anti racista, anti patriarcal, anti neoliberal

 

Nosotras, escritoras, intelectuales, científicas hondureñas, denunciamos las gravísimas violaciones a los derechos de la ciudadanía,   desatadas sistemáticamente a partir del  golpe de Estado en Honduras, 2009,  en contra de las/os Defensoras/es de Derechos Humanos y señalamos la impunidad en que se mantienen estos hechos:

  1. El  el 3 de marzo recién pasado,  Berta Cáceres Flores fue vilmente asesinada en su casa de habitación en ciudad de La Esperanza, Intibucá, Honduras.
  2. El abominable  femicidio del que ha sido victima nuestra querida compañera Berta,  mujer de intensas convicciones humanistas, gran defensora del derecho de la población lenca a los bienes naturales comunitarios, inclaudicable defensora del medio ambiente, intransigente luchadora por la erradicación del racismo y el patriarcado.
  3. Este nuevo acto de brutalidad desenmascara el desafecto del régimen totalitario por el talento, la valía y la valentía de nuestras mujeres. Pone al descubierto, una vez más,   la intensificación de la represión y la feroz violación a los derechos humanos contra quienes se manifiestan en oposición a las políticas antisociales del régimen oligárquico cívico militar que impera en nuestro  país.
  4. Berta Cáceres Flores  dedicó su vida a denunciar la represión de la que es víctima el pueblo hondureño y el pueblo organizado en el COPINH, motivo por el cual, según la opinión generalizada, ha sido salvajemente  asesinada.
  5. Su rica existencia estuvo dedicada por entero a la defensa de la vida, y desde ese ámbito  se  manifestó abiertamente en oposición las políticas extractivistas del régimen que encabeza Juan Orlando Hernández.
  6. En ese sórdido espectro  de la escalada de las estrategias de represión, persecución, amenazas  publicas y  privadas, falta de libertades, violación a los derechos humanos y asesinatos ha caído  nuestra compañera Berta Cáceres Flores.

Por tanto,  demandamos con más vigor que nunca:

  1. De todas las organizaciones Defensoras de Derechos Humanos de Honduras y  del mundo  unirse a nuestras voces que  denuncian el brutal asesinato de Berta Cáceres Flores.
  2. De la Comunidad Internacional su firme y contundente  solidaridad con la  lucha de las y los Defensores de Derechos Humanos de Honduras, quienes se han volcado en la defensa de la vida.
  3. Una más contundente coerción de sus referidas estructuras organizativas  para que juntas/os  demandemos que se esclarezca este femicidio y que se castigue a los responsables intelectuales y materiales del mismo.

¡Berta Cáceres Vive¡

¡Berta Cáceres no murió, se multiplicó, Berta soy Yo!

18 de marzo de 2016

LA ASOCIACIÓN NACIONAL  DE ESCRITORAS DE HONDURAS, ANDEH

miembras de FEMINISTAS EN RESISTENCIA

09/08/2015

El poeta Magdiel Midence en Café Paradiso, jueves 13 de agosto de 2015

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 17:13
magdiel
Magdiel Midence da a conocer   su más reciente obra: Como Caín, en Café Paradiso. Este poemario  será presentado en la Ciudad de Berlín, Alemania, con Índole Editores. Jueves 13 de agosto de 2015, 7:00 p.m. Magdiel C. Midence nació en Tegucigalpa el 26 de enero de 1984, es estudiante de la carrera de Lenguas Extranjeras con orientación en francés de la Universidad Nacional Autónoma de Hondura; fue miembro del ya disuelto taller literario Edilberto Cardona Bulnes de la U.N.A.H., impartido por el poeta Fausto Maradiaga, allí conoció a los poetas del grupo literario Máscara Suelta. Actualmente reside en Nicaragua.

07/03/2015

Los acervos documentales y la investigación: www.cdmujeres.net

Anarella Vélez Osejo

 

Hasta ahora han sido básicamente las feministas quienes, a partir de la lectura de La Habitación Propia de Virginia Wolff y el Segundo Sexo de Simone de Beauvoir, comenzaron a construir la memoria feminista y a abordar la problemática de las mujeres aislándola de la situación de los hombres, con el respectivo trabajo conceptual que explica la compleja situación de las mujeres, trabajo que ha sido sistemático en las más recientes décadas.

Yo comparto la opinión acerca de que casi ningún suceso ha quedado sin ser registrado sobre papel o cualquier otro soporte documental, en donde quedan acopiadas las distintas efemérides que conforman la vida cotidiana. La actividad de Historiar no puede divorciarse de este principio, la investigación científica es la productora y la consumidora más importante de información.

En ese contexto, simultáneamente, es fundamental productora de documentación, por ello no puede realizarse ninguna labor que implique el desarrollo científico sin recurrir a las fuentes necesarias, debidamente atesoradas en las instituciones dedicadas a ello. Sin la existencia de los espacios creados para la conservación –temporal o definitivamente– de esa documentación, las investigadoras habríamos perdido nuestro más importante insumo para historiar y para garantizar el progreso de la ciencia y de la cultura.

Es por ello que los organismos responsables de la creación y fortalecimiento de aquellos espacios que conservan el patrimonio documental destacan por su participación en el proceso de la producción de conocimiento científico. Esto es todavía más importante cuando se trata de la cultura producida por las mujeres.

Aquí cabe preguntarse ¿cómo abordar el problema de la intervención de las mujeres en el proceso de creación cultural y en los procesos sociales? En la medida que se han ido creando los acervos documentales, en tanto que constituyen el soporte de las actividades de las mujeres, se ido profundizando en las respuestas a las típicas preguntas que nos hemos venido haciendo a partir del siglo XX. Cuestionamientos que hemos ido desglosando en otras interrogantes más: ¿cuáles han sido las aportaciones femeninas a la cultura? ¿por qué han sido escasas?

También seguimos preguntándonos  ¿la producción cultural de las mujeres y su participación social tiene algo de específico que las distinga de las masculinas? Sabemos que solo podemos llegar a conclusiones autónomas recurriendo a nuestras propias rutas e ideas, concebir nuestra labor particular para llegar a lo más hondo y fundamental que explique la participación de ellas en la cultura. Para ello hemos construido nuestra propia teoría de los valores sociales, hemos descrito nuestro espíritu para luego describir y comprender nuestra cultura.

Sin duda alguna, el proceso de apropiación de los valores femeninos, con su existencia propia y con su independencia de la sujet@,  se iniciado y  no hay vuelta atrás.

Además, ahora sabemos que tanto la producción de la cultura como sus registros han sido androcéntricos: el pensamiento dominante en nuestra cultura niega a las mujeres y eso tiene consecuencias en todo el ámbito cultural, tanto en la producción misma de cultura como en el conocimiento de la misma. La exclusión de la participación de las mujeres en el ámbito publico explica el predominio masculino en ese espacio.

El poco reconocimiento de la presencia de las mujeres en las luchas sociales, en las ciencias sociales, las humanidades, las artes y las letras también nos ayuda a comprender por qué para las mujeres éstos han sido medios secundarios para lograr la trascendencia espiritual, pues sobre todo se las ha educado para alcanzar esa trascendencia a través de la maternidad y el matrimonio, y éstas se han convertido en una vía construida para que sea el privilegio propiamente femenino.

De ahí, que uno de los problemas que debemos enfrentar las investigadoras feministas sea la relativa y casi inexistente fondo documental especializado, ya que se ignora dónde se conservan y cómo están organizados. Por eso es tan urgente confeccionar un mapa que permita ubicar y cuantificar la documentación existente, y que el mismo consigne la existencia de fondos archivísticos o colecciones documentales especializados, su ubicación, su contenido, su respectiva cronología, el volumen.

También se deben organizar de acuerdo a los distintos soportes de información, lo que implica la elaboración de índices documentales con la información desagregada de la participación de las mujeres en los procesos sociales y culturales. Sólo de esta manera podrá garantizarse la conservación del patrimonio documental necesario para la producción de conocimiento acerca de su participación en esos procesos. Por otra parte es importante proporcionar nombre a los fondos y ejecutar el proceso técnico necesario para establecer el estado de conservación de los mencionados documentos y desarrollar políticas que permitan superar el estado de los estudios desde las individualidades.

También es esencial combinar las técnicas tradicionales de recuperación documental con las tecnologías más recientes como las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones TIC, Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento Las Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación TEP. Crear las condiciones para consolidar la memoria feminista de las mujeres a fin de que la dialéctica de la acción y el pensamiento comprometidos con la búsqueda crítica de respuestas a las preguntas antes mencionadas.

Todos estos son motivos para considerar que la documentación se vuelve urgente, no debemos olvidar que es imposible realizar investigación feminista si no se cuenta con estos acervos debidamente organizados y puestos en condiciones para estudiarlos. Esa es nuestra manera de favorecer el cambio social, económico, político y cultural, condición ineludible para la progresión del pensamiento crítico feminista.

Sin embargo, para nosotras, investigadoras y feministas, es de suma importancia la creación y mantenimiento de Centros de Documentación con visión feminista, pues de esa manera se crea la oportunidad real de acceder a la información necesaria para construir una nueva narrativa historiográfica en la que no se invicibilice a la mitad de la población del universo. La existencia de los CD también son imprescindibles para poner en ejercicio el importante derecho humano a la información. Por ello agradecemos a Eva Urbina, al CDM y al CEM-H por este maravilloso esfuerzo llamado http://cdmujeres.net/

23/02/2015

Comunicado de la ANDEH

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 17:44

 

COMUNICADO
Ante el pueblo hondureño y la comunidad internacional
La ASOCIACIÓN NACIONAL DE ESCRITORAS DE HONDURAS –ANDEH—
DECLARA:
Nosotras, mujeres escritoras, artistas y científicas, nos pronunciamos en los siguientes términos ante la situación que vive la activista feminista y defensora de los Derechos Humanos de las mujeres Gladys Lanza:
Considerando:
1. Que Gladys Lanza es una activista pionera en la defensoría de los Derechos Humanos de las Mujeres en Honduras.
2. Que Gladys Lanza ha sido victima de persecución y el 2 de septiembre de 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le otorgó Medidas Cautelares y la misma CIDH requirió al Estado de la República de Honduras para que protegiera la vida y su integridad con garantías efectivas y apropiadas a una defensora de DDHH.
Por tanto, declaramos enérgicamente:
1. Que repudiamos las acciones judiciales que se han emprendido en contra de Gladys Lanza por constituir una manera más de criminalización de la defensoría de los Derechos de las Mujeres víctimas de violencia machista en Honduras.
2. Que reclamamos el respeto a las organizaciones de la sociedad civil que con sus acciones llenan un vacío gubernamental en relación a la defensa de los DDHH de las Mujeres y que se garantice el Derecho a la defensa de las victimas, sin que por ello las defensoras se conviertan en víctimas del sistema judicial patriarcal.
3. Rechazamos las acciones judiciales en contra del movimiento de mujeres a quienes representa Gladys Lanza por encontrarse viciadas de machismo, misoginia y ginofobia y reproducir el sistema de valores patriarcales que mantienen la desigualdad entre mujeres y hombres.
Por tanto demandamos:
1. Del movimiento de mujeres –feministas o no—de Honduras y del mundo para que nos unamos en la defensa de nuestra hermana Gladys Lanza.
2. Al sistema de las Naciones Unidas y la CIDH para que no desamparen a nuestra compañera y demanden del gobierno hondureño el cumplimiento de los convenios suscritos en defensa de las y los defensores de DDHH.
3. A la sociedad hondureña que se manifieste abiertamente en contra de este nuevo abuso contra las organizaciones defensoras de los DDHH de las mujeres.
4. Al Gobierno de Honduras que castigue a los que cometen violaciones a los DDHH de las mujeres y no a sus defensoras.
¡Todas somos Gladys Lanza!
Dado en la Ciudad Tegucigalpa, a los 20 días del mes de febrero de 2015
 

20/02/2015

Una mirada a la vida de Gladys Lanza

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 15:32
Gladys Lanza Ochoa y Anarella Vélez Osejo, Valle de Ángeles, 1 de febrero de 2015

Gladys Lanza Ochoa y Anarella Vélez Osejo, Valle de Ángeles, 1 de febrero de 2015

Anarella Vélez Osejo

Gladys Lanza Ochoa (Tegucigalpa, 1942), hija de Petrona Lanza Ochoa y de Abraham Williams Calderón, su formación primaria y secundaria la hizo en el Instituto Tegucigalpa de la ciudad en la que nació, y su educación superior la debe a la Universidad Obrera Lombardo Toledano, en México y un posgrado en Universidad de La Habana, Cuba.

 

Sensible, estudiosa y gran lectora, Gladys Lanza Ochoa, ha asimilado a lo largo de su vida los conocimientos necesarios para asumir los compromisos con las mujeres. Se vinculó al Movimiento por la Paz Visitación Padilla, desde el nacimiento de la organización, en 1984, entidad que por más de treinta años ha venido defendiendo a las mujeres marginadas, excluidas, violentadas.

 

A Gladys la consideramos como una activista pionera en la defensoría de los Derechos Humanos de las Mujeres, de aquellas que han sido agredidas por el hecho de ser mujeres. Ella misma, por ser defensora activa, ha sido víctima de agresiones y ha sido perseguida por las tareas que realiza: el 2 de septiembre de 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le otorgó Medidas Provisionales y la misma CIDH requirió al Estado de la República de Honduras para que protegiera la vida y la integridad de Gladys Lanza con garantías efectivas y apropiadas a una defensora de DDHH.

 

En sus intervenciones publicas Lanza Ochoa nos ha permitido ver que aquí no se trata de luchar contra personas sino en contra del sistema patriarcal y neoliberal que reduce a las mujeres a objetos de discriminación, de violencia y de explotación y justamente la labor de Gladys desde el Movimiento por la Paz Visitación Padilla consiste en generar los recursos y la incidencia necesarias para la protección y apoyo a las mujeres que han sufrido todo tipo de vejámenes en Honduras.

 

Actualmente, en el mundo se considera que las defensoras de los derechos humanos de las mujeres deben ser reconocidas porque cuando se las apoya, este soporte les permiten avanzar. De ésta manera promueven cambios importantes en los ambientes en los que ellas viven y,  luchando por sus derechos, crean lazos entre sí y, sobre todo, visibilizan la problemática femenina.

En el terreno de la visibilización de la situación que viven las mujeres, tanto rurales como urbanas, ha sido fundamental un resultado: incitar a los medios de comunicación para que contribuyan al conocimiento de sus reclamos por vivir en una sociedad libre de violencia y en la   que impere la justicia y la libertad.

 

Las luchas del Movimiento por la Paz Visitación Padilla han permitido tomar conciencia acerca de que vivimos en una sociedad en la cual la injusticia y la desigualdad entre hombres y mujeres es un problema social y que éste detiene el desarrollo. Una razón más por la cual ellas han venido solicitando que se garantice la seguridad y la integridad de todas ellas.

 

La independencia y la toma de decisiones sobre nuestro cuerpo, erradicar el miedo a tener un sistema de creencias diferentes, es sin lugar a dudas, otra de las demandas que han enarbolado mujeres como Gladys y la organización que ella coordina. Por todas estos motivos es que la labor de organizaciones como el Movimiento por la Paz Visitación Padilla son fundamentales para la existencia de la Democracia y el Estado de Derecho. Su labor es determinante para que las mujeres contemos con las debidas garantías de protección, como es propio de las sociedades democráticas.

 

Por todos estos motivos es que nos resulta tan sorprendente el pronunciamiento de la Sala Uno del Tribunal de Sentencia de Francisco Morazán, del pasado 28 de enero de 2015, mediante el cual se declaró culpable a la Coordinadora del Movimiento por la Paz Visitación Padilla, Gladys Lanza. Se la condena por el delito de difamación constitutiva de calumnias.

 

Es necesario apuntar que la mencionada sentencia se suscita en la denuncia que la Señora Lesbia Pacheco presentó ante el Movimiento Visitación Padilla, en el 2010, en contra de Juan Carlos Reyes Flores, por entonces Director de la Fundación para el Desarrollo de la Vivienda Social Urbana y Rural (FUNDEVIH) por el delito de acoso sexual en el año 2010.

 

Ante esta criminalización del Derecho de las Defensoras de los Derechos Humanos de las Mujeres, las ciudadanas y ciudadanos demócratas de este país levantamos nuestra voz para exigir que cese de una vez el hostigamiento en contra de aquellas personas cuyas vidas han estado dedicadas a construir una sociedad más justa en la que impere el respeto a los derechos de la humanidad.

 

09/01/2015

SIMONE DE BEAUVOIR

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 15:00

SIMONE DE BEAUVOIR

Poligénica, te mostraste tal como eres,
repartiste tu luz para todas,
las que se creen felices en su mundo de cocinas
/y almíbar,
para las que habitan la mar en rebeldía,
las atentas a los signos de estos tiempos,
las que buscan la aurora con bienhechora
/brújula,
a las que se mueven el enmarañado espacio
/existencialista
a las soñadoras con un mundo nuevo,
a las poliándricas emancipadas,
a las decapitadoras de falos,
a las engendradoras de vida,
a las buenas esposas,
las buenas niñas burguesas,
para aquellas cultivadoras de jardines,
de la palabra, el color, de la música,
a las pornolectoras,
a las amadoras,
las obreras que salen de sus pozos oscuros,
a todas nos diste ojos para volver a ver,
volver a nuestras ancestras,
en Argelia, Cuba, nuestra América,
hoy agradecemos tus sueños transgresores,
que nos desgarran,
y con ellos rompemos los atávicos lazos del
/pasado.

Anarella Vélez.

Simone de Beauvoir

(París, 9 de enero de 1908- 14 de abril 1986) Pensadora y novelista francesa, representante del movimiento existencialista ateo y figura importante en la reivindicación de los derechos de la mujer. Nace en el seno de una familia burguesa, destacó a temprana edad como una alumna notable. Estudió en la Sorbona y en 1929 conoció a Jean-Paul Sartre, que se convirtió desde entonces en su compañero para el resto de su vida.

Una vez graduada en filosofía se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París hasta 1943. Su primera obra fue la novela La invitada (1943), a la que siguió La sangre de los otros (1944) y el ensayo Pyrrhus y Cineas (1944). Participó intensamente en los debates ideológicos de la época, atacó con dureza a la derecha francesa, y asumió el papel de intelectual comprometida. En sus textos literarios revisó los conceptos de “historia” y “personaje” e incorporó, desde la óptica existencialista, los temas de “libertad”, “situación” y “compromiso”.

Fundó, junto a Sartre, A. Camus, y M. Merleau-Ponty, entre otros, la revista Tiempos Modernos, cuyo primer número salió a la calle el 15 de octubre de 1945 y se transformó en un referente político y cultural del pensamiento francés de mitad del siglo XX. Posteriormente publicó la novela Todos los hombres son mortales (1946), y los ensayos Para una moral de la ambigüedad (1947) y América al día (1948).

Su libro El segundo sexo (1949) significó un punto de partida teórico para distintos grupos feministas, y se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. En él elaboró una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. Afirmó que al ser excluida de los procesos de producción y confinada al hogar y a las funciones reproductivas, la mujer perdía todos los vínculos sociales y con ellos la posibilidad de ser libre. Analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyó los mitos femeninos, e incitó a buscar una auténtica liberación. Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta y paralela a la lucha de clases, y que el principal problema que debía afrontar el “sexo débil” no era ideológico sino económico.

Fundó con algunas feministas la Liga de los Derechos de la Mujer, que se propuso reaccionar con firmeza ante cualquier discriminación sexista, y preparó un número especial de Tiempos Modernos destinado a la discusión del tema. Ganó el Premio Goncourt con Los mandarines (1954), donde trató las dificultades de los intelectuales de la posguerra para asumir su responsabilidad social. En 1966 participó en el Tribunal Russell, en mayo de 1968 se solidarizó con los estudiantes liderados por Daniel Cohn-Bendit, en 1972 presidió la asociación Choisir, encargada de defender la libre contracepción, y hasta sus últimos días fue una incansable luchadora por los derechos humanos.

Sus abundantes títulos testimoniales y autobiográficos incluyen Memorias de una joven formal (1958), La plenitud de la vida (1960), La fuerza de las cosas (1963), Una muerte muy dulce (1964), La vejez (1968), Final de cuentas (1972) y La ceremonia del adiós (1981).

05/12/2014

Virginia Wolff

Filed under: Uncategorized — anarellavelez @ 00:30

virginia Wolff

VIRGINIA WOLFF

Eres, Virginia, sustancia incontenida,

fraguada internamente,

infancia, inasible, frágil,

entregaste, pues no cabías en ella,

tu habitación propia,

silenciosa, hermosa, voluble, colorida,

para hacer el amor entre libros,

contigo aprendimos que el tiempo lluvioso,

y los cielos grises también nos permiten gozar,

que el paisaje visto desde nuestra ventana,

a solas,

aviva las ansias de saber,

la mujer, pecho contra pecho, centro del poema,

preguntas y respuestas en danza al vuelo,

preguntas y respuestas, cadera contra cadera,

besos contra besos en el pelo, en la espalda,

cayendo despacio, nos miras,

más allá del rio sin fondo,

que fue tu lecho,

desde tu entraña desangrada,

brota un mosaico impenetrable de sencillas
/cosas,

abrazo entre volcán y lava

tu caligrafía pasional nos descifra.

Anarella Vélez Osejo

Fuente: tomado de Grietas, poemario inédito

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.